¿Qué pasa con los malos tratos?

En la actualidad nos encontramos con una situación alarmante de maltrato; aunque se ha etiquetado al hombre como la figura maltratadora y a la mujer como la maltratada, no siempre esto sucede así.

A partir de numerosos estudios y con el paso del tiempo se han apreciado un conjunto de características comunes que pueden ponerse de manifiesto como perfil psicológico del maltratado.

Perfil psicológico del maltratado/a

No existe un perfil si tenemos en cuenta que cualquiera puede verse en esta situación. Lo que sí se ha observado es que las mujeres que pasan por ello cuentan con unas características, bastante parecidas. Siguiendo en la línea de lo que dije anteriormente, no se puede identificar al maltratador como un hombre, y a la maltratada como mujer, pero las cifras se inclinan a estas consideraciones; a pesar de ello, las características que en adelante se van a citar de las mujeres maltratadas son aplicables en el caso de los hombres.

Las personas maltratadas comparten las siguientes características:

– Fue maltratado por sus padres, bien en forma de abusos físicos, psicológicos o sexuales, o fue testigo de ellos.

– Aprendió a someterse a la voluntad del hombre, representado por la figura paterna autoritaria y punitiva; por ello adoptan un rol pasivo, de sumisión y sometimiento en sus relaciones.

– Está acostumbrada a conductas violentas pues éstas han sido su medio de vida y las ve como normales.

– No se valora como persona a causa de esa infancia traumática, e intenta adaptarse a una vida perpetua de malos tratos.

– Tiene baja autoestima y la desvalorización como persona ( y como mujer en la mayoría de los casos), conducen a una vida de sumisión y obediencia.

– Tiene un concepto del amor que la lleva al sacrificio y a la dependencia absoluta de su pareja; en las relaciones de pareja la víctima lo da todo por el otro miembro, es altruista y está dispuesta a sacrificarlo todo por el otro, comportamientos que conducen a la dependencia exclusiva de su pareja.

– Necesita la aprobación de su pareja, no tienen autonomía, viven para hacer felices al otro miembro del par.

– No tolera la idea del fracaso debido a su desvalorización y baja autoestima, que hace que tenga una visión irrealista de su situación y no perciba, como tal, la humillación a la que está siendo sometida; así mismo, percibe el sufrimiento como desafío e intenta, engañándose a sí misma, convertir a su pareja en la ideal a pesar de que esto suponga culpabilizarse ella de todos los problemas…

– Como mujer, se siente inferior, física y psicológicamente, al hombre.

– Permanece silenciosa si la pareja está presente, se presenta como “anulada”, dice que es incapaz, incompetente,…

– Confronta continuamente sentimientos ambivalentes de odio y amor respecto a su pareja.

– Sobre valora el rol masculino y su importancia para la familia.

– Presenta problemas de salud recurrentes: somatizaciones, dolores de cabeza, problemas de sueño, agotamiento, etc.

Hay personas (mayoritariamente mujeres) con una mayor tendencia a caer en las redes de una relación violenta o dominadora y que en sucesivas relaciones “suelen dar” con hombres que las vuelven a maltratar. La persona maltratada que se encuentra bajo la tiranía de un compañero/a violento, se percibe sin posibilidad de salir de la relación, piensa que su pareja es casi un “Dios todopoderoso”, perciben el mundo como hostil y cree que no va a poder valerse por sí mismo. El abuso emocional al que esa persona está siendo expuesta hace que se vea como inútil, tonta, loca, fea, sosa, gorda… duda constantemente de sus ideas y percepciones. Por todo ello, oculta lo que le pasa, y si el maltrato es únicamente psicológico, es difícil que se de cuenta de lo que la está pasando. En su casa es sumiso, pero tiene explosiones esporádicas. A veces puede llegar a tener reacciones muy exageradas ante cosas nimias (por la tensión acumulada). El maltrato, al no ser continuo, sino intermitente, de castigo y refuerzo, crea una dependencia muy fuerte en quien lo sufre. Después de esta pequeña orientación sobre el tipo de persona que sufre los malos tratos ahora, especificando un poco más en el tema, podemos distinguir dos tipos de mujeres maltratadas:

  •  Las que han sido educadas con más responsabilidades de las adecuadas a su edad. Caracterizadas por volcarse en los       demás dándoles todo lo que tienen, y si algo falla es porque no han dado lo suficiente; están muy concienciadas respecto       a sus deberes para con el otro.
  • Las mujeres que han sido excesivamente protegidas durante su infancia. Estas han sido educadas para ser dependientes       de alguien “superior” que las proteja, por lo que buscan hombres que decidan por ellas y las dominen.

Teniendo en consideración que una de las características que comparten, tanto maltratadores como maltratados, es una baja autoestima, a continuación te presentamos un cuestionario sencillo que te puede ser útil para conocer tu nivel de autoestima y saber si éste podría suponer, en tu caso, un posible factor predisponente de malos tratos. Intenta ser sincera/o en tus contestaciones y no olvides que es un test orientativo y que el hecho de tener una baja autoestima no conduce necesariamente a sufrir o propinar malos tratos ( ni lo contrario te exime de ello).

 Escrito por Vanessa Gallego


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2017 Psicohome | Design Theme by: D5 Creation | Powered by: WordPress